sábado, 22 de octubre de 2016

Cinco sentidos




A veces, piel y estructura se funden. Es entonces cuando la moda y la arquitectura comparten el mismo escenario. Ambas se retroalimentan a través de volúmenes, proporciones, formas, colores y texturas, en un magnífico trabajo de equilibrio y creatividad.











Coco Chanel definió a la perfección la relación entre ambas disciplinas: "la moda es arquitectura, es una cuestión de proporciones". Son dos artes creativas, inquietas, experimentales y constructivas en constante movimiento.








Moda y arquitectura son una forma de lenguaje visual que busca convertir dos necesidades básicas, ropa y techo, en belleza que en ocasiones roza lo poético.











Diseñador y arquitecto trabajan para lograr un mismo objetivo: despertar nuestros cinco sentidos. En ese lugar de los sueños podemos sentir, ver, oler, tocar e incluso escuchar la armonía y belleza creada por ellos. Consiguen trasladarnos a un espacio común en el que vivir rodeados de colores y formas, donde el juego visual es infinito.








Como bien dijo Balenciaga: " Un buen modisto debe ser arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida".










Y de la misma manera en que las tendencias de moda cambian reflejando las peculiaridades y necesidades de la sociedad en un momento determinado, la arquitectura sigue su misma hoja de ruta, aunque permaneciendo más tiempo que los seis meses marcados por cada temporada en el mundo de la moda.















Lo efímero de la moda ha encontrado sus cimientos en la arquitectura contemporánea.




FOTOGRAFÍA: ALBERTO GAYA

Vestido, zapatos y bolso: Bimba y Lola
Gafas: Loewe
Peluquería: Madnes Peluqueros



No hay comentarios:

Publicar un comentario